Seis claves para usar la comunicación no verbal en el trabajo

En los ambientes laborales, una seña, una postura en la silla durante una reunión o la manera en que sacude las piernas mientras alguien expone un tema, se consideran señales más que suficientes para indicar la importancia que le está dando a la cuestión del momento.

La comunicación no verbal o la comunicación de gestos es sumamente importante para transmitir seguridad y una postura adecuada en el trabajo. Es por esto que es clave saber cuáles son las posturas adecuadas e ideales para desenvolverse efectivamente en reuniones con clientes, jefes, pares, entre otros.

Según el comunicador político Jerry Shuster “el lenguaje corporal, la imagen personal, las posturas, hasta los gestos faciales, representan el 85% de lo que la audiencia percibe”.

Entre un 60% hasta un 80% de la comunicación diaria es no verbal. Este es reconocido como el único lenguaje universal, un lenguaje inconsciente.

Las personas pueden ser conscientes de este lenguaje a través de los siguientes consejos:

1. La primera impresión marca la dirección de la interacción: es importante generar empatía desde el primer momento a través de un buen saludo y gestos que no duren por un tiempo muy prolongado.

2. Mantener contacto visual mientras se habla o mientras le están hablando: el contacto visual no es simplemente dirigir la mirada hacia al otro, es dirigirla y dejarla ahí, sostenerla, quedarse ahí, mirando a los ojos del interlocutor. Cuando tenemos un contacto visual óptimo se le está indicando al otro que somos personas sinceras, confiables, que verdaderamente escuchamos, que somos capaces de mantener una conexión, y esa es la clave para transmitir credibilidad y confianza.

Es importante mantener el contacto con el interlocutor, pero sin incomodarle. En ocasiones una mirada fija puede ser interpretada como agresión y puede intimidar al interlocutor.

3.Mantener un rostro acorde a la conversación: en el rostro se refleja quiénes somos, qué estamos pensando y qué sentimos respecto a un tema. La cara va revelando lo que nosotros pensamos sobre ciertos temas y a su vez revela cuáles son las emociones que tenemos. La impresión que las personas tienen acerca de usted, de quién es usted, gran parte se debe a la expresión con la que usted la recibe. Es muy importante que haya coherencia entre lo que usted dice y las emociones que refleja.

4.Proyectar confianza a través de la postura del cuerpo: la postura también es un indicador de cómo nos sentimos, de la jerarquía que tenemos y de quienes somos. Los hombros deben estar alineados, relajados. La cabeza debe mantenerse derecha, la zona de la cintura escapular (cabeza, cuello y hombros) debe permanecer muy relajada, esto ayuda a generar una sensación de cercanía y de confianza.

Es fundamental mantener una postura con la espalda recta, no apoyarse sobre la mesa y no recostarse sobre la silla; de manera que se transmita interés al interlocutor, es importante mantener la cabeza erguida y tratar de sentarse cerca del borde de la silla. La postura erguida no se debe confundir con una de rigidez, donde se perciba como paralizado e incómodo.

5. Uso de manos: es importante utilizar las manos para enfatizar los puntos fuertes y las cosas que más nos interese destacar. Los movimientos deberán ser sutiles y naturales.

6. Evitar o controlar movimientos que generen un mensaje inadecuado: es importante que el interlocutor con el que se interactúa sienta que es respetado y escuchado. Hay que trabajar los tics como movimiento de bolígrafos, jugar con anillos o dedos, que puedan obstruir el mensaje que se quiere mandar o el que se va a recibir.

Tomado del Portal Finanzas Personales.

Sus redes también son su hoja de vida, ¿lo sabía?

Muchas personas no son conscientes que las facilidades que brinda internet y la información que abunda, le permite a cualquier persona o empresa conocer un poco más de usted. No sólo sus cualidades sino también su personalidad.

Así sea porque usted esté buscando trabajo o no, muchas empresas reclutadoras o headhunters (cazatalentos) ya han empezado a tener como parte de sus estrategias la revisión de sus redes sociales. Por un lado, con el fin de obtener información que pueda dar una mayor descripción de quién es usted.

De acuerdo con una encuesta publicada por Forbes, cerca del 93% de los directores de recursos humanos en el mundo, ya usan las redes sociales para consultar su perfil, antes de tomar una decisión de contratación. Otro resultado del estudio es que el 55% de las personas confirmaron que su candidato era el ideal; mientras el 61% cambiaron de opinión y rechazaron completamente la persona.

Claramente, la primera red consultada, en este trámite, es LinkedIn, que se ha configurado como la red profesional más importante. En ella, los reclutadores buscan la información sobre su vida laboral así como las recomendaciones que le pueden haber hecho compañeros o jefes y también considerar las habilidades que usted dice tener.

En tanto, si los reclutadores quieren conocer “eso que se esconde detrás de la hoja de vida”, acceden a redes más “personales” como Facebook y Twitter. Allí pueden encontrar ciertos patrones de comportamiento, los intereses de la persona y la forma en la que se manifiestan respecto a varios asuntos.

En Facebook, según Money, de Time, lo que las personas buscan es tener una percepción física de quién es la persona (dadas las fotos que se publican en esta red), así como ver las personas que usted tiene como su red de contactos. Pero a la vez, también esperan no encontrarse con publicaciones que atenten contra la integridad de los demás, creencias extremistas o malos comentarios sobre su actual trabajo, según reporta CBS News.

En lo correspondiente a Twitter, las sorpresas pueden ser mayores. Más aún porque hay personas que no son conscientes del alcance que pueden llegar a tener sus comentarios. Si bien twitter es considerada como una red un poco más pública que Facebook, el hecho de poner comentarios sexuales, de agresiones o intolerancias a otras personas o expresarse en contra de su actual empleador, eliminan por completo las posibilidades de que usted sea contratado. Incluso, la mala ortografía también puede ser un factor excluyente (más aún cuando, por ejemplo, su profesión lo requiere).

Y si bien en Colombia la tendencia no es tan alta –aún-, debe tener en cuenta que a medida que las nuevas generaciones asumen cargos gerenciales (especialmente los millenials), aumenta la probabilidad de que, al postularse a un nuevo trabajo o enviar su hoja de vida, sus redes sociales se conviertan en parte del proceso de selección.

Tomado del portal, Finanzas Personales.

Recursos Humanos ante las crisis

Reinventar las prácticas del personal no es tarea sencilla para RR. HH. y menos en el pico de pandemia. Ahora, más que nunca, deber ser reconocida como el área organizacional más transversal que trasciende en las crisis para apoyar a todo el personal laboral y hasta familiar.

El área de Recursos Humanos (RR. HH.) ha mostrado toda importancia y relevancia en épocas en que el coronavirus ha demandado una desafiante gestión de la crisis. No es tarea sencilla tener que captar y adaptarse rápidamente a las necesidades del empleado, coordinar recursos en torno al teletrabajo o cuarentenas estrictas, velar por la seguridad física y mental del personal, mantener los aportes y pagos de nómina al día, etc.

Asimismo, en muchas empresas operan para mantener la moral y la productividad de la fuerza de trabajo, de forma presencial o remota. Hoy en día se sabe todas las repercusiones que tiene la salud emocional del trabajador sobre la productividad y los índices de rotación. Por supuesto, en temporada de confinamiento existen muchas preocupaciones que sofocan al personal, por lo que hay empresas que promueven esfuerzos en materia de resiliencia organizacional a través de esta área, especialmente.

Día a día buscan respuestas a circunstancias con las que no habían lidiado antes. Un aspecto que los debe llevar a analizar profundamente algunos criterios, mencionados en publicaciones recientes de McKinsey & Company, que pudieron ser importantes antes de la llegada de la pandemia y que, sin lugar a duda, ahora son casi que obligatorios para tener en cuenta, si se quiere seguir operando bajo las circunstancias que la pandemia nos ha dejado.

El talento es crucial para el rendimiento y la productividad. Esto implica una mayor relevancia a encontrar y contratar a las personas adecuadas bajo modelos de contratación eficientes y efectivos. Al respecto, Mckinsey realizó una encuesta a más de 190 directores generales de diversas industrias para evidenciar cómo cambia, ahora, la asignación del gasto para esta área en los próximos meses.

Así, las menores inversiones se vieron reflejadas en materia de reclutamiento, mientras que los aspectos que esperan mayores inversiones son atracción y conexión para disminuir índices de rotación y en planeación, estrategia y cambio de la fuerza laboral para lidiar con las nuevas tendencias, y el nuevo marco que engloba el ciclo de la pospandemia.

Al respecto, el 63% de los encuestados planean gastar un poco más en personal de tecnología para soportar e innovar un poco más en esta línea. Allí, toda la mano de obra independiente ha aumentado significativamente en épocas de pandemia, ya que esta suele responder mucho más rápido en tiempos de crisis.

De una u otra forma, los empleadores valoran más el nuevo paradigma en donde las plataformas y las aplicaciones soportan gran parte de las operaciones organizacionales. Se han dado cuenta que ahora hay un portafolio de herramientas que facilitan mucho más la conexión entre las personas con el trabajo desde cualquier lugar.

En segundo lugar, se presenta una gran tensión entre la presión que ejercen los costos durante la recesión y la necesidad de brindar capacitación a los trabajadores para contribuir a su desarrollo profesional y ayudarle a adaptarse a los entornos empresariales tan cambiantes. Esto último, de hecho, demanda bastante puesto que promueve el cierre de brechas de talento y ayuda a los empleados a mantenerse conectados con su trabajo, incluso a pesar de la crisis.

No obstante, la agenda del aprendizaje y la (re)capacitación ahora tomó como foco tres categorías principales: i) la ampliación a la formación digital en habilidades esenciales (dada la tendencia a la capacitación, la operación y el liderazgo de forma remota); ii) el mejoramiento enfocado con el cambio de trabajo (ahora muchos han migrado a una forma de trabajo más híbrida, entre lo presencial y lo remoto) y, iii) el desarrollo del liderazgo (para trabajar en equipos más enfocados y con un modelo más rápido en la toma de decisiones).

Así, las áreas sobre las que más se concentra dicha agenda viene siendo tecnología, ventas y toda la cadena de suministro y abastecimiento. Del otro lado, las áreas que menos requieren de esfuerzos en recapacitaciones son la legal y comunicaciones.

La pérdida del enfoque de la línea de trabajo, con la entrada del teletrabajo, ha desestabilizado a más de uno. Esto modificó los patrones de conducta, y los objetivos y planes de rendimientos en ámbitos laborales, por lo que se ha profundizado la sensación de que los sistemas de gestión del desempeño están perdiendo credibilidad. Es muy importante vincular de forma transparente los objetivos de los empleados con las prioridades organizacionales y mantener un componente fuerte entorno a la flexibilidad. En la medida en siguen invirtiendo en los modelos de reconocimiento y/o compensación, también es relevante adaptar ahora el enfoque a individuos o segmentos más consolidados de personas.

Recuerde que no hay una única solución para todos. Allí, RR. HH. es un eje central que contribuye a ayudar a las organizaciones en la adaptación a los nuevos roles y modelos de trabajo. No son las mismas necesidades entre un empleado y un mánager, o de un mánager y el staff.

Sin lugar a duda, la pandemia nos dejó clara la importancia de un área como RRHH. Es el mediador entre las necesidades de todos los niveles organizacionales, teniendo también la ardua tarea de considerar y evaluar la variedad de herramientas y procesos que puedan ayudar a promover la conectividad y el compromiso, incluso en estas épocas de pandemia. En realidad, es parte esencial de lo que llamamos adaptación y, en un futuro, recuperación.

Gracias a este trabajo incansable por estabilizar y equilibrar pandemia, funcionamiento empresarial, salud mental de los trabajadores, bienestar laboral/familia y productividad.

Tomado de Revista Dinero

 

Gerencia Hacia la Excelencia con Rodrigo Spiniak

 

¿Qué debe tener un buen líder?

Los líderes tienen que ser ejemplo para el resto, a mi me enseñaron desde la institucionalidad hotelera, me enseñaron siempre que los jefes están al servicio de sus empleados y no al revés, y así es como yo lo veo; yo siento que como Gerente General ( la autoridad máxima dentro del hotel) siento que estoy al servicio de más personas y no que hay más personas a mi servicio. Yo estoy acá para facilitarle el trabajo a mis trabajadores, estoy para que las cosas fluyan  y para que los equipos se desarrollen como se tienen que desarrollar.

¿Qué tiene en cuenta para contratar a una persona? 

La gente no hace las cosas por tres razones: O porque no quiere, o porque no puede o porque no sabe. Si alguien no sabe yo le enseño; tráeme cualquier persona que no sepa y yo soy capaz de enseñarle todo lo que se de la hoteleria, tráeme alguien que no pueda y yo voy a darle las herramientas para que pueda, pero alguien que no quiere la verdad es que no hay nada que hacer, eso para mi es súper importante, la gente quiere trabajar sobretodo en un rubro como este tiene que querer.

¿Qué hace la diferencia?

La gran diferencia la hacen las personas que les gusta lo que hace y las personas que no les gusta lo que hace. Cuando uno tiene la suerte de trabajar en algo que te gusta uno lo hace bien, uno le pone empeño y uno tiene ganas de crecer. Hay muchas veces que la gente necesita trabajar y terminan eligiendo áreas o rubros en particular que no se acomodan a su forma de ser.

¿Cómo ve el crecimiento económico de Barranquilla? 

Barranquilla está en un momento súper interesante, se está transformando sin hablar mal de la ciudad de un pueblo grande a una ciudad chica. Se ve que, somos la ciudad con más construcciones en estos momentos en Colombia, se ve que están haciendo proyectos por todos lados, se ve que están arreglando los famosos arroyos y eso lo hace un momento súper interesante para la ciudad como empresarios.

¿Qué quiere lograr en El Hotel El Prado?

Este hotel tiene, han sido tres generaciones de historia dentro de la ciudad, queremos que las nuevas generaciones también nos conozcan, que las nuevas generaciones también aprendan a nadar en nuestra piscina, que vengan a  comer de nuestra pizza, que vengan a celebrar su fiestas de grado. Que vuelva a ser el hotel de los barranquilleros porque un hotel como este no hay.